Cumbre del clima en Lima, hacia un acuerdo universal en París

Estándar

LOGO-COP20-CASTELLANO-BLANCO-HORIZONTAL

En mi artículo anterior, hablé de cómo un viajero responsable podía compensar las emisiones de carbono causadas por su desplazamiento. En efecto, hablar del turismo sostenible es hablar de las iniciativas y las alternativas que existen para viajar preservando al mismo tiempo nuestro planeta tierra y, por extensión (y el limite es delgado), de la lucha contra el cambio climático. Para esta razón y porque está de actualidad, cerraré este blog con un último artículo que trata de la Cumbre del clima que ha tenido lugar en Lima, del 1 al 14 de este diciembre.

¿De qué se trata exactamente? Primero hay que establecer un contexto para entender. El calentamiento climático es un fenómeno mundial, con consecuencias que afectarán el conjunto de los países, aunque algunos se encontrarán más vulnerables que otros. Con el fin de luchar contra este fenómeno y, para hacer frente a estas consecuencias, es indispensable que los países lleguen a un acuerdo mundial y que cada uno aplique los cambios necesarios. Es en este objetivo que 195 países firmaron la CMNUCC (La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) en 1992. Desde entonces, todos los años, los Gobiernos se reúnen con motivo de la Conferencia de las Partes (COP) con el fin de ponerse de acuerdo sobre medidas adoptar para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y sobre las normas de aplicación.

¿Qué fue el objetivo de este año? Para responder a los retos principales de esta lucha, las Partes se comprometieron a elaborar, para 2015, un acuerdo internacional permitiendo evitar que la temperatura del planeta suba más de 2°C para 2100, barrera fijada por la ciencia para impedir consecuencias catastróficas. Este acuerdo global, ambicioso, equitativo y jurídicamente vinculante deberá entrar en vigor en 2020. La 20a sesión de la Conferencia de las Partes y la 10a Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en Protocolo de Kioto han tenido la enorme responsabilidad de encontrar una salida a los debates, en esta última etapa determinante hacia su adopción a la Conferencia de París en 2015.

Después de más de dos semanas de discusión, los países consiguieron superar sus discordancias, pero abandonaron en el camino algunos puntos importantes y introdujeron algunas sutilezas, que al final suavizaron el texto. En reacción, la prensa internacional como las ONG cualificaron el acuerdo de débil. Los oficiales, por su parte, fueron más optimistas: Ban Ki-moon saludó “el éxito” de estas negociaciones maratónicas y señaló que “las decisiones adoptadas en Lima (…) abren el camino a la adopción de un acuerdo universal y significativo en 2015”.

Un problema que me parece preocupante es que el acuerdo de Lima establece que cada país determinará sus metas de reducción de emisiones sobre una base voluntaria, así que no se puede afirmar con certeza que la adición de todas ellas será suficiente para llegar a obtener el resultado exigido. Sin embargo, no hay que olvidar la participación al esfuerzo de algunos países, como los Estados Unidos y Australia, habitualmente reticentes a estas iniciativas, o otros como China, que fueron excluidos del protocolo de Kioto, mientras cuentan entre los países más contaminantes. Además, la COP20 no ha sido de ninguna manera un fracaso, puesto que se logró al final un documento que mantiene la esperanza y nos permite seguir en el camino hacia la búsqueda de soluciones.

Enlaces:

Información de reuniones y documentos de CMNUCC: http://unfccc.int/portal_espanol/items/3093.php

Noticias de CMNOCC sobre la Conferencia ONU Lima: http://newsroom.unfccc.int/es/lima/con-la-llamada-de-lima-a-la-accion-climatica-el-mundo-avanza-hacia-un-nuevo-acuerdo-climatico-universal/

Fuentes:

“Climat: l’accord de Lima décrypté” por Elena Sender, Sciences et Avenir: http://www.sciencesetavenir.fr/decryptage/20141216.OBS8024/climat-l-accord-de-lima-decrypte.html

“Avance insuficiente”, El País: http://elpais.com/elpais/2014/12/15/opinion/1418668631_342439.html

“La cumbre mundial del clima esquiva el fracaso con un acuerdo débil” por Inés Santaeulalia, El País: http://internacional.elpais.com/internacional/2014/12/13/actualidad/1418453349_013903.html

Compensa tus emisiones de CO2

Estándar

14

El turismo constituye una causa mayor del cambio climático puesto que representa por sí solo un 5% de las emisiones mundiales de CO2, los ¾ de estas emisiones están vinculadas al transporte y, en particular, al transporte aéreo. Hoy, quiero hablar más de une iniciativa personal en particular, que cada persona, que viaja repetando el espíritu del turismo responsable, puede tomar para reducir el impacto de su viaje lo más posible. Se trata de compensar su “huella de carbono” financiando diferentes proyectos de lucha contra el cambio climático.

Esta idea nació con el Protocolo de Kioto y no dejó de desarrollarse desde entonces. Estos últimos años, se crearon numerosos prestadores de servicios, que proponen, a través de una página web, calcular sus emisiones y compensarlas haciendo una donación para financiar diferentes proyectos ecológicos. Así pues, las reducciones obtenidas por el proyecto financiado contrarrestarán una parte de las molestias generadas por nuestro modo de vida.

Creditos-de-carbono

Generalmente se presenta en tres etapas:

  1. Calcula sus emisiones, según el tipo de actividad que quiere compensar. En este caso, me focalicé en los transportes aéreos.
  2. Ve el coste en euros de sus emisiones.
  3. Puede elegir el proyecto que quiere financiar con este dinero.

Por ejemplo, podemos calcular que una ida y vuelta París-Nueva York en avión emite alrededor de 2,5 toneladas de dióxido de carbono por persona, lo que equivale a una compensación de 60 euros, según “CO2 solidaire”, que propone financiar proyectos en países como Camboya, Marruecos, Afganistán y la India.

Sin embargo, es necesario saber que la oferta de compensación sobre internet es cada vez más importante y muy heterogénea. De hecho, hoy, se cuentan más de 70 operadores de compensación de carbono en los países desarrollados. Por consecuencia, y a pesar de la existencia de cartas, quedaron de manifiesto numerosas divergencias sobre los métodos de cálculos de las emisiones, los precios de la tonelada del dióxido de carbono, que pueden variar del simple al cuádruple, la calidad de los proyectos sostenidos y el método de control (falta de transparencia).

Por supuesto, estos servicios no calculan solamente las emisiones resultantes de los desplazamientos de la gente común, sino también del consumo energético de viviendas, de actividades profesionales, tanto de los particulares como de las grandes empresas. Para permitir que este mecanismo funcione, la tonelada de dióxido de carbono se convirtió en el objeto de una verdadera cotización de títulos, llamados los “bonos de carbono”. Los estados, las empresas y también los particulares pueden comprarlo o venderlo según sus necesidades, lo que crea así un mercado internacional.

El método se convirtió también en objeto de varias polémicas. Algunos hablan de un mercado jugoso que explota la toma de conciencia de los consumidores, otros de una manera desviada de seguir contaminando la atmósfera. Evidentemente, no hay que olvidar que ¡las mejores emisiones son las que no se emiten! Así que antes de compensarlas, piensen primero a reducirlas. La compensación de las emisiones de GEI debe considerarse como una ayuda a la lucha contra el cambio climático que se puede utilizar para compensar las emisiones que no se pueden evitar. No se trata de sobreconsumir imaginándose que algunas decenas de euros bastarán a borrar nuestros excesos.

Enlaces:

Sitios web que proponen calcular y compensar sus emisiones:

En español:

http://www.ceroco2.org/

http://www.reforesta.es/

En francés:

http://www.climatmundi.fr/

http://www.co2solidaire.org/

http://www.goodplanet.org/

En inglés:

https://www.atmosfair.de/en

Si quiere saber más sobre los métodos de calculo de la huella de carbono:

http://www.cepal.org/dmaah/noticias/noticias/9/40559/Metodolog%C3%ADas_de_c%C3%A1lculo_HC_y_implicaciones_AL.pdf

http://www.cambioclimaticocr.com/multimedio/recursos/mod-2/Documentos/metodologia_huellacarbono_actividades_final2014.pdf

Fuentes:

“Le crédit-carbone, pour compenser vos émissions”, consoGlobehttp://www.consoglobe.com/credit-carbone-compenser-emissions-2369-cg

“La compensation volontaire des émissions de CO2”, Réseau éco-consommationhttp://www.ecoconso.be/La-compensation-volontaire-des

“Compensation carbone & transport aérien”, Cybelle Planètehttp://www.cybelle-planete.org/?option=com_content&view=article&id=104&Itemid=157

El wwoofing, la nueva manera de irse de vacaciones

Estándar

Wwoof 064 woman hands earthing beetroot sprouts closeup

De qué se trata? El wwoofing viene del acrónimo inglés WWOOF, World Wide Opportunities on Organic Farms, es decir “oportunidades de voluntariado alrededor del mundo en granjas orgánicas”. El concepto, que nació en 1971 en Gran Bretaña, consiste en ofrecer algunas horas de trabajo voluntario (entre 4 y 7 horas al día o alrededor de 25-30 horas por semana) en una finca ecológica de cualquier país del mundo a cambio del alojamiento y de la comida. Esta manera de viajar constituye una alternativa turística respetuosa del medio ambiente y también de los habitantes, de sus culturas y los lugares anfitriones.

Así que este tipo de turismo se enmarca perfectamente en el turismo solidario que definí en mi primer artículo, a saber “un turismo alternativo que pone en el centro del viaje al hombre y su encuentro con los autóctonos y que se inscribe en una lógica de desarrollo de los territorios. La implicación de las poblaciones locales en las distintas fases del proyecto turístico, el respecto de la persona, de las culturas y la naturaleza y una distribución más equitativa de los recursos generados son los fundamentos de este tipo de turismo” (definición elaborada por un comité francés constituido por la UNAT (Union Nationale des Associations de Tourisme) y por asociaciones de turismo solidario).

Al principio, el woofing se creó con el fin de promover el desarrollo sostenible enseñando a los jóvenes interesados las técnicas de la agricultura biológica, pero los beneficios de esta experiencia parecen ser más amplios. En efecto, el wwoofer, es decir la persona que viaja, ayuda a la realización de proyectos interesantes mientras descubre un oficio (aprende a cultivar un huerto, cosechar, cortar leña, etc.), un modo de vida orgánico y sustentable, comparte momentos privilegiados con una familia o una comunidad en su granja y así aprende una lengua extranjera gracias a esta inmersión total. Además, la formula ofrece un extrañamiento inolvidable sin solicitar demasiado su monedero. Así que para los adeptos del viaje, se ha convertido en un medio de realizar sus sueños con un pequeño presupuesto. El anfitrión, por su parte, tiene la ocasión de invitar un poco de otra cultura en su vida diaria, de realizar sus proyectos con la ayuda de personas dinámicas y de hacer encuentros enriquezedores.

¿Una forma de esclavitud voluntaria? No, no hay verdaderas razones para hablar de explotación, porque nadie es forzado a trabajar. Es un intercambio, la gente sigue siendo libre. Aunque el wwoofing todavía no está institucionalizado, está encuadrado por normas y en caso de abuso, una reclamación a través de la página web puede conducir a la exclusión del anfitrión de la red wwoof. Por supuesto, cada experiencia es diferente según el tipo de explotación, las personas o incluso lo que busca el wwoofer. Evidentemente, a falta de tener “la mano verde” es decir afinidades con la agricultura o con el anfitrión, la práctica puede revelarse dolorosa, aunque llena de aprendizajes y encuentros.

Enlaces:

La red más popular en la materia: WWOOF: http://www.wwoof.org

Fuentes:

“El woofing, otra forma de vivir una granja ecológica” por Carlos Forteza y C. Hernáiz, VivaLeBio, 23 Mayo 2012: http://www.vivalebio.com/es/mundo-bio/459-el-woofing-otra-forma-de-vivir-al-mundo-ecologico.html

“¿Qué es el wwoofing? Viajá y hacé algo sustentable”, revista Ohlaláhttp://www.revistaohlala.com/1624665-woofing-viaja-y-hace-algo-sustentable

“Le guide du Wwoofing pour des vacances solidaires, économiques et écologiques” por Virginie Larnac, Ecotourisme Magazine, 29 avril 2011: http://www.ecotourisme-magazine.com/le-guide-du-wwoofing-pour-des-vacances-solidaires-economiques-et-ecologiques/

“WWOOFing & WOOFING : les vacances écolo et gratuites” por vivae, Voyageons-Autrement.com, 6 avril 2009: http://www.voyageons-autrement.com/wwoofing.html

“Le Wwoofing ou l’esclavage volontaire…” por Jihane Bergaoui, 16 février 2010: http://blogs.mediapart.fr/blog/jihane-bergaoui/160210/le-wwoofing-ou-l-esclavage-volontaire

Costa Rica, el país del ecoturismo

Estándar

Image_art2

Desde los años noventa, Costa Rica se convirtió en la destinación favorita de los viajeros naturalistas, que sueñan ver a monos, perezosos, caimanes, tortugas de mar y pájaros exóticos en su hábitat natural. En otras palabras, se trata de una referencia desde el punto de vista del ecoturismo y de la preservación del medio ambiente. Esta reputación se debe a su excepcional biodiversidad (un 5% de la biodiversidad mundial está concentrada en el país) y también a su gobierno que tiene una larga tradición de conservación y que obra cada vez más a favor de la sostenibilidad, protegiendo hoy un 30% de su territorio.

En 1963, se creó la primera reserva biológica del país, Cabo Blanco y con la Ley forestal de 1969 (reforzada en 1989), se crearon las once Áreas de Conservación y una red de parques nacionales, administrados por el SINAC (Sistema Nacional de Áreas de Conservación), refugios de vida silvestre y reservas biológicas.

Áreas de Conservación

Áreas de Conservación

Áreas Silvestres Protegidas

Áreas Silvestres Protegidas

Esta consciencia verde fue facilitada por el hecho de que Costa Rica dispone desde hace tiempo del régimen político más estable de Centroamérica, con un proceso democrático siempre bien respetado. El país disolvió incluso a su ejército en 1948, mientras que los países vecinos permanecieron durante mucho tiempo en guerras civiles. Así que Costa Rica logró comunicar una imagen muy positiva a la comunidad internacional, y más precisamente, a los turistas.

Además, para evitar la deforestación del país y así preservar su rica biodiversidad, había que encontrar un motivo económico. Aquí interviene la solución del ecoturismo, que consiste en recibir la gente en pleno bosque para descubrir y observar la fauna y la flora de la región y que permite entonces sacar provecho de las riquezas naturales del país sin explotarlas, sino protegiéndolas. En concreto, el dinero generado por la estancia de los turistas se reinvierte en la conservación del medio ambiente.

A principios de los años noventa, el turismo se convirtió en la actividad económica principal del país, delante del plátano y del café. Distintos estudios pusieron de manifiesto que entre 80 y un 90% de los turistas extranjeros vienen específicamente a Costa Rica para descubrir la naturaleza, lo que hace del país un “verdadero laboratorio del turismo verde”, según Martha Honey, directora de TIES (The International Ecotourism Society).

Enlaces:

Sitio web del SINAC (Sistema Nacional de Áreas de Conservación): http://www.sinac.go.cr/Paginas/Inicio.aspx

Sitio web de TIES (The International Ecotourism Society): https://www.ecotourism.org/

Fuentes:

“Eco-Destinations : Costa Rica” por Pascal Languillon, Voyages pour la planète, 2005: http://www.voyagespourlaplanete.com/eco-destinations-costa-rica/

“L’écotourisme au Costa Rica, Voyager au Costa Rica”, Costa rica découvertehttp://www.costarica-decouverte.com/ecotourisme.php

“Costa Rica : du petit pays « démocratique, sain et pacifique », au leader de l’écotourisme et de la protection de l’environnement” por Nathalie Raymond, Études caribéennes [en línea], 6, Avril 2007: http://etudescaribeennes.revues.org/432

“Le Costa Rica, un modèle pour l’écotourisme” por Rémy Knafou y Sylviane Tabarly, Géoconfluences, 4 febrero 2011: http://geoconfluences.ens-lyon.fr/doc/typespace/tourisme/TourDoc.htm

“Modelo Costarricense de Turismo Sostenible” por Diego González Monge, Camara Nacional de Ecoturismo y Turismo Sostenible, CANAECO, 30 Septiembre 2014: http://www.canaeco.org/articulos/modelo-costarricense-turismo-sostenible

“Costa Rica, modelo internacional de turismo sostenible”, El Litoral, 22 marzo 2014: http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2014/03/22/nosotros/NOS-11.html

¿Viaja verde, dices?

Estándar

El fortísimo desarrollo del turismo de estas últimas décadas ha causado grandes consecuencias sobre el medio ambiente, tanto social como físico, de los destinos visitados. Hoy, hablamos cada vez más de distintas formas de turismo que suscitan una reconsideración global de la práctica turística. Turismo sostenible, turismo responsable, turismo equitativo, turismo solidario, etc. Existe una terminología especifica alrededor del concepto del turismo ecológico que puede parecer un poco confusa al principio. Pero tranquilo, el primer artículo de este blog está dedicado a intentar aclarar los grandes principios para delimitar mejor los diferentes conceptos.

Blog_image1

Primero, hay el TURISMO RESPONSABLE, que hace referencia al enfoque personal de un viajero, que se preocupe del impacto negativo que tiene su desplazamiento y su estancia en el lugar visitado. La persona que viaja en este espíritu, va generalmente a tener cuidado al transporte que elige, respetar a los hábitos de las poblaciones, respetar al medio ambiental local, etc. Todos podemos hacerlo a diferentes niveles, no hay reglas específicas.

Luego, hay el TURISMO SOSTENIBLE. Este término designa el concepto global. Se aplica a todas las formas de actividades, servicios e infraestructuras turísticas que tienen en cuenta los principios de desarrollo sostenible, es decir que apoya el desarrollo de las poblaciones y de los territorios de acogida, mientras lucha contra el cambio climático, contra las violaciones de los derechos humanos y protege la biodiversidad y los entornos frágiles.

Según la OMT (Organización Mundial del Turismo, un organismo especializado de las Naciones Unidas), que da una definición bastante amplia, el turismo sostenible es “el turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

El ECOTURISMO, por su parte, es más específico. Se trata de toda actividad turística en la naturaleza, que tiene como objetivo la observación y el respeto de la fauna y flora de zonas naturales y de la cultura tradicional de los habitantes que viven en estas zonas. Este tipo de turismo, que tiene una dimensión educativa, tiende a proteger el medio ambiente y el bienestar de las poblaciones locales.

Finalmente, acabaré por la definición del TURISMO EQUITATIVO y del TURISMO SOLIDARIO. Ambos se refieren sobre todo a la relación Norte-Sur.

  • El turismo equitativo hace referencia a las actividades turísticas elaboradas parcialmente o totalmente por les comunidades autóctonas. El concepto implica una repartición más equitativa de las ventajas sociales, culturales y financieras, de manera que las poblaciones locales puedan mejorar sus condiciones de vida.
  • Según la definición elaborada por un comité francés constituido por la UNAT (Union Nationale des Associations de Tourisme) y por asociaciones de turismo solidario, “el turismo solidario agrupa las formas de turismo alternativo que ponen en el centro del viaje el hombre y el encuentro y que se inscriben en una lógica de desarrollo de los territorios. La implicación de las poblaciones locales en las distintas fases del proyecto turístico, el respecto de la persona, de las culturas y la naturaleza y una distribución más equitativa de los recursos generados son los fundamentos de este tipo de turismo.”

Fuentes:

Red de la Organización Mundial del Turismo: http://sdt.unwto.org/es

Les définitions”, Ates (Association pour le Tourisme Equitable et Solidaire)http://www.tourismesolidaire.org/backup/f/letourismeequitableetsolidaire/lesdefinitions.html

“Tourisme durable, responsable. Quelle est la différence ?”, Economie-positive: http://www.economie-positive.be/portail_contenu.php3?id_article=205

“Définitions du tourisme responsable, durable, etc.” por Pascal Languillon, Voyages pour la planètehttp://www.voyagespourlaplanete.com/definitions-du-tourisme-responsable-durable-etc/

“Definición de turismo sostenible”, Turismo sosteniblehttp://www.turismo-sostenible.org/docs.php?did=1

“Le tourisme durable, équitable, solidaire, responsable, social…: un brin de compréhension” por Michèle Laliberté, Téoros [en línea], 24-2, 2005: http://teoros.revues.org/1542